“Lolitas Bistro”, Laredo, Texas. Blog Itacate.

 

Lolitas Bistro

Este lunes, cruzamos a hacer unas cosas a Laredo, Texas y normalmente, si queremos comer rápido vamos a algún lugar de  hamburguesas, pero si queremos comer bien mi primera opción es siempre Lolita’s Bistro y esta vez no fue la excepción. 

Nos gusta comer ahí pues la relación precio-calidad-sabor-experiencia es siempre a nuestro favor.  Esta semana lo confirmamos. 

Cuentan con un menú breve y discreto pero con una selección que no deja a nadie fuera.  Yo traía ganas de probar los chiles en nogada que tanto me habían platicado, esta era una magnífica ocasión.  Llegamos, como casi siempre por la calle Mc Pherson de norte a sur y lo que nos dimos cuenta es que siempre batallamos para reconocer en dónde está ubicado pues no está sobre esta calle sino en un centro comercial un poco metido pero bueno, eso no es impedimento para que ni nosotros ni toda la gente que ya lo disfruta, lleguemos. 

El lugar es muy agradable pues la decoración es ecléctica con mobiliario sencillo pero de buen gusto. Cuentan con obra de artistas de la región que mata dos pájaros de un tiro: decora las paredes del restaurante y promueve talento local. 

Se me hace un detalle tan bueno que siempre que acudimos hay agua de frutas, casi siempre de dos o de una fruta y una hierba, pero siempre natural y fresca.  Ahora nos tocó agua de fresa con Jamaica, muy rica y saludable. 

El servicio es muy bueno, con la dosis perfecta para no atosigar ni ignorar a los comensales.  Todo luce limpio y tanto la loza como los cubiertos te dan la pauta de la calidad de lo que sirven.  Platos de loza blanca, con un diseño moderno sin llegar a ser poco funcionales. 

Íbamos mi esposo, mi hija y yo y queríamos probar los chiles en nogada pero no dejar de pedir los infaltables para nosotros cuando vamos a comer y que les recomiendo sin temor a dudas: ensalda de betabeles rostizados con nueces y lechuguitas; el taco de langosta, (una embarradita de frijol negro y langosta en tortilla de harina); la crema de tomate con albahaca, la mejor que he comido y en esta ocasión agregamos las quesadillas de verdura, que estaban realmente buenas, es como una sincronizada de tortilla de harina con queso blanco y tiras de zanahoria, calabacita y champiñones; el rib eye con ensalada de tomate, (esta ensalada merece un capítulo aparte y es una simple guarnición) y por supuesto el chile en nogada que sirven sólo en temporada y que estaba muy bueno aunque un poco condimentado de más, pero se agradece que esté tan apegado a la receta tradicional, que según dicta la tradición, debe llevar 25 ingredientes; éste lo sirven con arroz blanco con almendras aromatizado con orégano.  

Todo servido en tiempo, con la temperatura correcta y bien presentado.  ¿Podemos pedir más?  ¡Yo, no!  El tema de los postres me encanta en este restaurante porque son pocos pero buenísimos: Pastel de chocolate “abuelita”, crepas de nutela con fresas y pay de queso de cabra con moras.  Con este restaurante se aplica la confirmación de la regla: menos es más.  Un ejemplo a seguir.

 

{fcomments}