Reseña “Restaurante Zaragoza”, Laredo, Texas. Blog Itacate.

 

 

Restaurante Zaragoza.

Lo siento pero la falta de buenos y auténticos restaurantes en Estados Unidos, (al menos en la frontera) me han hecho dudar de casi todos.  Y cuando se trata de cruzar el puente al lado norteamericano a comer realmente se me ocurren pocos. Estamos restringidos a un puñado en donde se comen productos de buena calidad pero el sazón no es exactamente el mejor. 

Esta mañana teníamos que ir a una cita cerca del puente dos y decidimos ir a comer al Hotel Posada, pero como no íbamos a cenar sino a comer pues pensamos en el restaurant Zaragoza que es el comedor del hotel.  Íbamos resignados al breve menú que ofrece la hora del lunch que aunque es breve y bueno nunca lo contemplamos como opción, no se por qué.  Sin embargo hoy el Zaragoza nos dio una muy grata sorpresa:  resulta que los miércoles de 11 de la mañana a tres de la tarde tienen un Buffet de comida mexicana muy completo y sobre todo muy auténtico; y además en esta temporada tienen un menú especial de cuaresma. 

Déjenme contarles que lo primero que me llamó la atención fue el precio: $14.95 dólares, pero lo segundo e inmediato es el mobiliario y equipo en el que sirven el buffet, que me pareció de muy buena calidad y buen gusto y lo tercero y no por eso menos importante, fue la variedad del buffet:  Cabrito en salsa, enchiladas verdes y rojas, chiles rellenos, arroz a la mexicana, costilla de res en salsa de chile guajillo, pollo en mole, frijoles a la charra y refritos, barra de ensaladas, barra de salsas (en donde incluyen guacamole, pico de gallo, salsa roja, salsa de molcajete, cebollita picada) y mesa de postres, en donde encontré churros, buñuelos, arroz con leche, flan, pastel de chocolate y de fresa.  También está incluido el te helado o el agua del día que en esa ocasión era de sandía.  Para no quedarnos con las ganas y ya que mi esposo solo podía comer pescado pedimos de la carta un salmón sobre una cama de verduras caramelizadas en un espejo de miel y balsámico, simplemente delicioso y en su punto, jugosito, rosita, deli.  Yo probé el caldito de res que era estilo norestense pues el caldo era “rojo”.  Ah, por poco se me olvida: las tortillas de harina y maíz son hechas ahí, de maíz amarillo, ricas, ¿eh? También probé unas costillitas que estaban muy doraditas con muy,  muy buen sabor y el cabrito en salsa con sabor a cabrito.  El arroz estaba inmejorable, rojo, con verduritas y el grano reventado. 

Todo esto en ese edificio tan sobrio y emblemático de nuestra región laredense, como el del Hotel La Posada que es estilo sureño de fines del siglo diecinueve pero con todas las comodidades contemporáneas incluyendo estacionamiento y valet parking gratuitos.

No cabe duda, la sorpresa que nos dieron nos hace pensar que repetiremos pronto nuestra visita al restaurante Zaragoza, que al igual que algunos otros restaurantes de la región han logrado ya ese sabor tan originalmente nuestro.

 

 

 

 

{fcomments}