Restaurante, “Tomatillos.”

Tomatillos.

Cuando no queremos batallar, ni averiguar, ni experimentar, vamos a Tomatillos.  ¿Les pasa?  Este restaurante no ha bajado su estándar de calidad desde que abrió sus puertas hace ya tiempo aquí en Nuevo Laredo.  Pero no es que nos tengan acostumbrados a comer lo mismo, todo lo contrario, siempre encuentras novedades.  Les confieso que yo pensé que esos cambios en el menú eran dos o  tres veces al año, pero no, esos cambios son cada dos meses y después de una evaluación de lo que ha funcionado y lo que no.  Por lo que no lo dude, siempre encontrará algo nuevo en el menú, que, aparte de todo lo imprimen ahí mismo en el restaurante, en opalina color beige, en tinta negra y roja y en inglés o en español (qué buen gusto).  Tengo más qué decir del menú, ¿eh?  Este menú, ambicioso (pues no son pocos los platillos que nos proponen en el restaurante), comunica exactamente todo lo que quiere que los comensales sepamos.  En los tres recuadros que te llaman la atención al abrirlo, te dicen tres cosas importantes: 

1.Sí eres un cliente que va con cierta regularidad, tienen tarjeta de Cliente Consentido que te da puntos. 

2.Sí cumples años, no pagas tu plato fuerte. 

3.Sí vas de domingo a martes, el vino por copeo es dos por uno. 

Punto.   

No hay duda, son unos profesionales de la restauración y por eso se han mantenido en el gusto de todos, a pesar de la competencia, la situación de la ciudad y la crisis económica. 

Pero no quiero marearlos con cosas técnicas. Pasemos al antojo. 

Esta vez fuimos un grupo de amigas, que estamos a dieta a la hora de la cena (era martes).  Yo llegué a las 8 en punto y estaban ocupadas cinco mesas con la nuestra.  A la hora que nos retiramos, que eran las 10:30, el restaurante estaba casi lleno.  Y no me acuerdo desde cuándo, pero esa sensación de ver un restaurante lleno me da un gusto que pareciera que es mío.    

Cuando llegó el resto de las asistentes a la reunión, pedimos que nos dieran mesa en la terraza, que por lo que me di cuenta no estaba lista, cuando lo que está de moda son las terrazas.  Además Tomatillos cuenta con una muy adecuada en tamaño y en acceso al comedor y también cuenta con la novedad de un control remoto para llamar a tu mesero y que no te “olviden” en ese área del restaurante.  Pero lo que yo observé es que si te bajas de tu coche y te diriges a la puerta principal, no puedes ver (o no pude ver) que había gente sentada en la terraza.  La iluminación no ayuda.  De por sí, los spots con focos ahorradores dan una iluminación poco cálida, tener tan poca iluminación en la terraza no invita a sentarte.  Soy fan del ahorro de energía y de las energías alternativas pero en cuanto a la iluminación de un espacio siempre me contradigo. 

No había mucho que darle vuelta al menú por nuestra condición dietética, pero pude observar que algo que no ha variado es que puedes elaborar tu pizza o tu pasta.  Tú eliges todo: el tipo de pasta y el tipo de salsa e ingredientes.  Nosotros optamos por las brochetas de pollo, que estaban jugositas y casi todas pedimos ensalada, que de verdad, creo que son las mejores de la ciudad.  Mi favorita, la de ejotes: servida con tomate, cebolla y aguacate en cuadritos y aceite de oliva y limón.  Además de las suculentas ensaladas y magníficos cortes tipo argentino, siempre con el término correcto, tienen una sección que me encanta y son los ceviches y tostadas de pescado, delicias que en lugares tan cálidos como Nuevo Laredo, se antojan.  Pues ahora me encontré el ceviche Puerto Madero, con col morada y cebolla morada, lo pedí con pescado y pulpo y de verdad… soñé con él.  Tienen otros dos que cuando voy con más personas sugiero que pidamos todo al centro peeeero me encontré que ya te ofrecen el trío de ceviches para que no te quedes con las ganas de ninguno.  Una mención especial tienen las “tostadas agasajo”, de atún sellado servidas con mayonesa de chipotle y aguacate y el “Aguachile de filete”, si, de res, mmmmm.   

Son platos nuevos en el menú que sin duda llegaron para quedarse.  Una sugerencia: ¡tostadas deshidratadas o “sanísimas”!  Las que tienen ahí son buenísimas y si no me equivoco son locales pero si vas con la idea de no meterle tantas calorías pues ayuda tener unas por ahí.  ¡ Tomatillos, gracias por existir! 

 
 
 
{fcomments}